viernes, 28 de septiembre de 2012

Placas Tectónicas & Sistemas Montañosos de la Republica Mexicana


Mapa de Placas Tectónicas de la República Mexicana.


La Geología de la República Mexicana es el resultado de múltiples procesos tectónicos que la han afectado durante toda su evolución; para explicarlos se ha requerido de la paciencia y los conocimientos geológicos de los estudiosos de las ciencias de la Tierra.
La configuración geográfica actual de México es, asimismo, consecuencia de la interacción del bloque continental con las provincias oceánicas que lo circundan. Es decir, en la región del Pacífico, la Península de Baja California se está separando del resto del continente con un movimiento hacia el noroeste; en el Pacífico sur de México, desde Cabo Corrientes en el estado de Jalisco hacia Centroamérica, la placa oceánica de Cocos es asimilada por el continente; tal subducción ocurre a lo largo de una fosa oceánica a la que se conoce como Trinchera de Acapulco o Mesoamericana.
Por otro lado, en las provincias geológicas del Golfo de México y del Caribe, se tienen esfuerzos tectónicos de separación cortical, identificados también como de tensión o distensivos, que están actuando en los márgenes continentales; éstos, a su vez, avanzan sobre los fondos más profundos de las cuencas oceánicas, como consecuencia del desplazamiento de la placa tectónica continental de Norteamérica hacia el poniente, y de la del Caribe hacia el oriente.
En otro aspecto, la identificación de las provincias geológicas y su caracterización son fundamentales cuando se planifican nuevos centros de población, ya que para fundarlos es necesaria la disponibilidad de recursos como el agua y la ubicación de los sectores de alto riesgo sísmico que afectan drásticamente a las porciones noroccidental y sur de México.


Mapa de Placas Tectónicas de la tierra.


La corteza de la Tierra ha estado sujeta a una serie de movimientos internos de distinta intensidad que -con el paso del tiempo- transformaron su fisonomía al crear montañas, mesetas, llanuras, fallas, ascensos de la superficie marina y todo tipo de accidentes.
La corteza terrestre no está formada por una sola pieza, al contrario, se compone de fragmentos de distinto tamaño a los que se designa como placas tectónicas, sobre las cuales se asientan las tierras emergidas. En los límites de las placas tectónicas hay un movimiento constante, pues se separan o chocan incesantemente. Este fenómeno ha sido explicado, entre otras, por la teoría de la deriva continental, planteada por vez primera en 1912 gracias a las investigaciones de Alfred Wegener.
El territorio mexicano está situado sobre cuatro placas tectónicas: la placa de Norteamérica, misma que abarca la mayor parte del país; la placa Pacífica, donde se encuentra la Península de Baja California, y las placas de Rivera y Cocos localizadas en el litoral del Pacífico al sur del país. Los límites que separan las placas son las dorsales oceánicas, las fosas y las fallas.
Cuando las placas de Cocos y Rivera se mueven hacia las costas del sur de la República se produce una colisión en las costas de Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca o Chiapas que, generalmente, hunde una parte de la placa de Cocos bajo la Norteamericana, proceso al que se le conoce como subducción. Este fenómeno genera sismos de distinta intensidad (la cual varía según la energía desprendida en el choque), al tiempo que se induce la actividad de algunos volcanes.
En las fallas también se realiza el movimiento mediante el cual las placas se separan, como ocurre en la falla de San Andrés -situada en la Península de Baja California- cuya actividad lentamente aleja a este territorio del resto del país a una velocidad de 3.5 cm por año, por lo cual en aproximadamente 10 millones de años se convertirá en una isla. De igual manera, las fallas oceánicas permiten la salida del magma, lo cual genera la expansión del fondo oceánico.
Así pues, el movimiento de las placas tectónicas -que continúa manifestándose en distintas escalas de tiempo- es una de las causas que explican la configuración del territorio mexicano.




Geología de México


El territorio de México contiene gran diversidad de formaciones geológicas. En el centro y norte hay altiplanicies. Dichas altiplanicies están rodeadas de cordilleras (en México llamadas sierras). La península de Yucatán es una región de tierras bajas, la mayor parte del país tiene elevaciones geologícas, los bosques mexicanos se encuentran en su mayoría en las montañas. Al encontrarse en una zona donde hay gran actividad tectónica, México tiene numerosas fallas, zonas sísmicas y volcanes.







Causas


La situación geológica actual de México es debido a que el país está al límite de la placa norteamericana, donde esta placa crea una zona de subducción con la placa de cocos en el océano pacífico. Y también forma parte del cinturón de fuego del pacífico, formando zonas de expansión en los límites de las placas norteamericana y del Pacífico. La actividad sísmica y volcánica de México es causada por las fallas geológicas y puntos calientes que generan las mencionadas placas tectónicas, tales como la falla de San Andrés, la falla mesoamericana, o el eje volcánico transversal.

Fallas geológicas

El cañón del Sumidero: falla geológica.
En la zonas occidentales de México y Estados Unidos existe una cantidad considerable de fallas geológicas, al igual que al sur de México. Muchas no tienen una gran relevancia, pero hay fallas como la de san Andrés que experimentan sismos de una forma muy constante. Otras fallas como la del cañón del sumidero en Chiapas, no representan un riesgo considerable a la población.
Sin embargo se encontraron fallas en la zona norte de la Ciudad de México que no son muy grandes, pero al encontrarse en una zona densamente poblada, pueden traer consucuensias moderadas: el desplazamiento desigual de la tierra puede causar hundimientos de la misma provocando daños a la vía pública o en construcciones privadas.


Principales fallas geológicas

1.- Falla de San Andrés.
2.- Falla mesoamericana.
3.- Eje volcánico transversal.
4.- falla del Cañón del sumidero.


Sistemas Montañosos.

Principales volcanes.-


Volcanes más altos

4.-Teyotl.

Volcanes activos

7.-Jorullo.
9.-Tacaná.

Relieve

En México abundan tanto las elevaciones geológicas, que sus montañas forman grandes sierras (cordilleras) como la Sierra madre oriental, la sierra madre occidental, El eje volcánico transversal, entre otros. A continuación algunas de las principales elevaciones geológicas:






Sistemas montañosos de México

Los principales sistemas montañosos de la República Mexicana son la Sierra Madre Occidental, la Sierra Madre Oriental, la Sierra Madre del Sur, la Sierra Madre de Chiapas y el Sistema Volcánico Transversal.

Debido a la actividad orogénica del territorio mexicano existen numerosos sistemas montañosos cuya característica principal es estar alineados lo cual permite hacer una clara definición de ellos.
Existen cinco sistemas montañosos principales que, en ocasiones, se subdividen en conjuntos menores y un sistema volcánico, que corresponde a la zona de mayor sismicidad del país.

-Sierra Madre Occidental. Es un extenso sistema montañoso localizado en la región occidental de la república. Algunos lo consideran continuación de las montañas Rocosas (EUA). Tiene una extensión aproximada de 1 250 km, una anchura de 150 km y una altura media de 1 250 m.
Su dirección es noroeste-sureste y por su extensión es el más importante de México, ya que se extiende desde Sonora hasta Nayarit.

-Sierra Madre Oriental. Tiene una dirección noroeste a sureste con una longitud de 1 200 km, una anchura de 150 km y una altura media aproximada de 2 200 m. Inicia en Nuevo León y continúa hasta Veracruz y Oaxaca.

-Cordillera Neovolcánica. También conocida como sierra Volcánica Transversal, con una extensión de 900 km y una anchura de 130 km. Se localiza a lo largo de los paralelos 19º y 20º norte, en la zona de mayor sismicidad del país. Se extiende desde Nayarit a Veracruz. En ella se ubican el Pico de Orizaba (5 747 m), el Popocatépetl (5 452 m), el Iztaccíhuatl (5 286 m), el Nevado de Toluca (4 558 m) y el Volcán de Colima (3 960 m).

-Sierra Madre del Sur. Se extiende desde la Cordillera Neovolcánica hasta el istmo de Tehuantepec, a lo largo de 1 200 km, con una anchura media de 100 km y una altura promedio de 2 000 m.

-Sierra Madre de Chiapas. Tiene una extensión de 280 km, una anchura promedio de 50 km y una altura media de 1 500 m. En ella predominan rocas intrusivas e ígneas antiguas, asociadas a rocas sedimentarias paleozoicas y volcánicas cenozoicas. Se prolonga hasta Centroamérica donde en Guatemala, forma las sierras de Chuacús, Minas y del Mico; en Honduras, las montañas septentrionales, y en el Caribe el sistema montañoso de Jamaica y la sierra del Suroeste en Haití.

-Sierra de Baja California. Tiene una dirección noroeste a sureste, una longitud de 1 400 km, una anchura de 70 km y una altura media de 1 000 m. Allí se efectuaron, durante el cenozoico, grandes efusiones de lava, arenas y cenizas volcánicas.




Karely Guadalupe García Sauceda.
COBAES 50.





2 comentarios:

  1. Muy interezante tu informacion, me apasiona el tema de las placas tectonicas

    ResponderEliminar